Sobrecalentamiento del motor: cómo debemos actuar

Que salga humo negro del capó es un hecho que puede ocurrir y no sólo en verano. Es posible que en algún momento sufras un sobrecalentamiento del motor. Hoy te contamos cómo debemos actuar para reducir los daños al mínimo.

Overheated Engine.jpg

El buen tiempo puede coincidir con días de puente o festivos, y muchos de nosotros aprovechamos para escaparnos y hacer un viajecito al volante de nuestros coches. Pero si el destino es caprichoso, puede que a medio camino tengamos problemas y suframos un sobrecalentamiento del motor. Solemos preocuparnos al ver el espeso humo negro que suele salir del compartimento del motor, pero no debemos alarmarnos porque no es el final de la vida de nuestro vehículo.

Para evitar que el hilo de humo que vemos aparecer del capó cause daños importantes, tan sólo debemos hacer algunas maniobras sencillas tan pronto como nos sea posible y te las contamos a continuación.

1. Detenernos

No hay excusa que valga, lo primero que debemos hacer cuando observamos que aparece humo en la parte delantera de nuestro coche es detenernos, siempre y cuando lo podamos hacer en las más óptimas condiciones de seguridad.

Antes incluso de observar humo, puede que escuchemos ruido del motor, como unos bufidos, o incluso que entre al habitáculo un olor a quemado, o por lo contrario, que el indicador de temperatura del panel de instrumentos se dispare hacia la zona roja. Todo esto son señales de que se está produciendo un sobrecalentamiento del motor, y por lo tanto debemos poner en marcha un plan para parar el coche tan pronto como sea posible.

13052014250.jpg

Si insistimos con la marcha, podemos empeorar gravemente las consecuencias, así que lo mejor será que conectemos la señal de emergencia (cuatro indicadores de dirección), reducir la velocidad considerablemente y sin brusquedades ni acelerones, y parar cuando podamos hacerlo con seguridad.

Al parar el coche, desconectamos también el climatizador o aire acondicionado (puede ser uno de los motivos por los que se ha producido un sobrecalentamiento en el motor), y bajamos todas las ventanillas. Apagamos el motor para que no se siga suministrando calor al compartimento del propulsor.

2. Comprobar el estado del radiador

En este punto debemos tener mucha precaución o podremos sufrir daños importantes en nuestra piel por contacto directo o bien en nuestro rostro por vapor. Se trata de comprobar el estado del radiador y para ello deberemos proceder a abrir el capó.

Debemos esperar unos minutos antes de abrir el capó ya que si hemos visto que ha salido humo negro, la temperatura allí dentro será muy elevada durante los primeros minutos aunque hayamos apagado el motor. Y una vez abierto, empezaremos a disipar el calor considerablemente.

728px-Change-Radiator-Fluid-Step-1.jpg

Deberemos esperar de nuevo y únicamente cuando veamos que lo podemos hacer, abriremos la tapa del radiador, pero si no estamos seguros de que la temperatura del conjunto sea suficientemente baja, no lo haremos o sufriremos las terribles consecuencias de quemaduras.

El tiempo y la paciencia son vitales en este paso y a lo mejor necesitaremos media hora para completar todas las operaciones descritas. Será lo mejor para nosotros.

3. Comprobar el líquido refrigerante

Si el motor ha sufrido un sobrecalentamiento es que algo no funcionaba cómo debía y una de las causas puede ser el líquido refrigerante. El depósito del refrigerante es de color blanco y se encuentra conectado con la tapa del radiador. Deberemos proceder a comprobar su estado.

Para ello, encontraremos unas señales en el propio depósito en el que se indica el nivel mínimo y máximo del líquido refrigerante. Si observamos que el nivel está por debajo del mínimo, será hora de añadirle cantidad. Es recomendable que siempre dispongamos de un pequeño recipiente estanco con un poco que líquido refrigerante en caso de emergencia, sino, deberemos llamar a la grúa y que lo haga un mecánico profesional.

BasoExpansor.jpg

El problema menor sería que simplemente no se rellenó el depósito cuando le tocaba, y por lo tanto la solución estará en introducir líquido refrigerante nuevo. Sin embargo, puede que el depósito esté dañado, así como los conductos hacia el radiador. Si esto sucediera, veríamos en el suelo una mancha de líquido verdoso.

Si el problema no se soluciona, no nos quedará otra opción que la de llamar a la grúa y que se realice las correspondientes comprobaciones por parte de un taller o un mecánico profesional, puede que haya pérdidas en el cárter de aceite y en estos casos, cualquier acción que hagamos no será suficiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s