BMW Z8. Pasión por lo clásico y los detalles.

 

Como amante incondicional de los roadsters en todas sus marcas y variantes, el Z8 es la joya de un segmento en el que pienso que es difícil destacar por encima del resto. Sabemos de sobra que BMW es un habitual presentando roadsters. Lo hizo con el insólito Z1 y posteriormente nos dejó boquiabiertos con la presentación de su Z3 a mediados de los 90, donde aún el concepto de roadster era sinónimo de lujo y ostentación. Finalmente parece que desde su lanzamiento en 2003 la marca bávara se ha afianzado indefinidamente con el Z4, que a día de hoy ofrece un planteamiento espectacular a través de sus diferentes esencias. Pero hoy no vamos a hablar del actual roadster de la marca, a ese lo tenemos más visto. Sin acritud. Hoy hablamos de algo más exclusivo, un roadster de edición limitada, fabricado a mano y que era impulsado por un motor clamoroso.

BMW-Z8_mp2_pic_15092

51a7f588a74de

Este coche gusta, y gusta de forma que nada más verlo te entra por el ojo, como un buen solomillo o como Angelina Jolie y es que siendo francos, este BMW lo tiene todo. Por consiguiente, cuando ya tenemos el modelo metido entre ceja y ceja y lo ambicionamos hasta la saciedad, es cuando nos ponemos a analizar minuciosamente sus líneas y podemos apreciar claramente que la marca concibió el Z8 haciendo un claro guiño al más inmaculado y elegante estilo clásico que marco las décadas de los 50 y 60, hasta el punto de incorporar detalles tan significativos como el volante de aluminio. Y para ser más explicito, hablo de un homenaje al BMW 507 de 1956. Durante la presentación en el Salón de Tokio de 1997 del que sería su progenitor, un concept denominado Z07, el puesto de jefe del departamento de diseño estaba ocupado entonces por Chris Bangle, famoso por sus numerosos trabajos en la marca y la controversia que estos causaron. Tras mostrar el prototipo al mundo del automovilísmo, este obviamente tuvo una gran repercusión, lo que provocó la decisión unánime de que el modelo se llevara a producción.

bmw-z8-historia-dm-0116-05

A pesar de la dirección e intervención de Bangle en el diseño final del roadster, el auténtico virtuoso que dio origen a esta obra maestra no fue otro más que Henrik Fisker. El mérito del diseño y acabados interiores se le debe atribuir a Scotty Lemper, que fue seleccionado en exclusiva para ese cargo. Fisker que fue director del departamento de diseño de Aston Martin y artífice del emblemático DB9 y el V8 Vantage, terminaría por fundar su propia compañía pocos años después de sacar a luz a nuestro protagonista. No cabe duda alguna de que aunque fuese un modelo vanguardista, el Z8 se diseño como un producto clásico, que curiosamente partió de la plataforma de una berlina del segmento E, el por entonces famoso e39. El serie 5 más vendido de la historia. A pesar de compartir detalles con sus compañeros de gama, en BMW querían dejar claro que el Z8 sería un producto exclusivo que no encontrarías aparcado en cualquier calle. Fue así cuando en el año 2000 se produjo su lanzamiento, en principio con la aserción de que sería una edición limitada ya que su específico proceso de fabricación se limito a realizarse a mano.

BMW_Z8_Interieur

Un dato curioso es que de las 5.700 unidades fabricadas del roadster, más de 3.000 fueron pintadas en gris metalizado y la mitad de esas unidades fueron destinadas a los Estados Unidos. Tras el éxito comercial del Z8 a pesar de ser un modelo bastante exclusivo y de funciones reducidas para un público bastante selecto, a día de hoy las unidades que podemos ver en venta rondan cifras estratosféricas. Y es que estamos hablando de seis cifras.

bmw-z8-historia-dm-0116-01

BMW-M5_2

maxresdefault

Conociendo su historia y mecánica, personalmente creo que una de las joyas de la corona de BMW fue sin duda el motor S62 derivado de la evolución del M62 que ya impulsaba a aquellos espectaculares, casi utópicos 840i. ¿Y que se le ocurrió a los ingenieros de BMW? Pues nada menos que colocar un V8 de 400 caballos en un roadster de 1580 kilogramos. ¿Relación peso/potencia? Redondeando nos salen unos 4 Kg/CV. Sencillamente ¡BRUTAL! Y creo que no es necesario puntualizar que el 5.0 litros iba ligado al eje trasero. Otro detalle puntual del Z8 es que todas las unidades se entregaron a mayores con techo rígido a pesar de no ser precisamente un factor que contrinuyese demasiado al estilo clásico del que hacía gala el modelo, pero su finalidad no era estética, si no que por entonces al ser el roadster más potente del mundo, el viento a las velocidades a las que podía circular causaría grandes ruidos al pasar a través su capota de lona.

fl0115-204294_2@2x image

Después de haber logrado un trabajo tan meticuloso con todo el conjunto, no se esperaba que el modelo alcanzase ninguna versión más radical ni exclusiva, pero entonces BMW lo volvió a hacer. Durante una fructífera reunión en 2002 entre la directiva de BMW y la compañía Alpina, estos últimos salieron del despacho con 550 unidades de Z8 en su poder, disponibles para su correspondiente puesta a punto y personalización. Esas fueron justamente las unidades que le quedaban a BMW por ensamblar para terminar finalmente la producción del roadster. Las esperanzas y confianza que se ponen en Alpina para la mejora de los modelos de BMW es incuestionable. Son muchos años ofreciéndonos bestias de un carácter intenso pero con el Z8 la cosa se quedo en una ligera insipidez. Ahora voy a opinar muy personalmente dentro de un punto de vista exclusivo, y creo que el primer desacierto por parte de Alpina fue dotar al Z8 en exclusiva con un cambio automático Steptronic de cinco velocidades. Primer factor con el que se castró casi el cincuenta por ciento de la esencia y deportividad que ofrecía el modelo. El propulsor pasó a ser un 4.6 litros con 375 cv, frente al 5.0 litros de 400 cv que ofrecía su producción en serie. Este segundo elemento terminó por erradicar todo el carácter inicial del modelo, creo que con pretensiones de darle un enfoque más relajado y práctico. ¡¿Pero que coño?! ¡¿El trabajo de Alpina no era radicalizar vehículos de producción?! Dejando a un lado mis chistosas deducciones y fanatismo empedernido, hay que decir a favor de las unidades Z8 Alpina, que están bastante más cotizadas y valoradas que las originales. Supongo que debido a su condición de ser bastante más exclusivo.

003420800_1242923299_0

Viendo la imagen.. ¿No hacen falta palabras verdad? Si, el Z8 fue el coche oficial del elegante Pierce Brosnan durante su clamoroso papel como James Bond en “El mundo nunca fue suficiente” Creo que no hay mucho más que decir. Universal buscaba un coche extremadamente bonito, elegante y resultón y ahí estaba BMW con su reluciente y novedoso roadster y así cerrar el acuerdo que lo llevaría a la gran pantalla. Y es que el Z8 tenía carisma hasta para actuar..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s