El nuevo rey de los roadsters. Mercedes AMG-GT C.

 

En las oficinas centrales de Mercedes-Benz siempre han dispuesto de una facilidad pasmosa para concebir modelos con los que disfrutar de la conducción y del sol a partes iguales. Hablo de una intensa gama de convertibles que lleva años abalando a la compañía de la estrella a base de diseños exquisitos y tecnología de vanguardia. Solamente con que hagamos memoria un instante nos vienen a la cabeza modelos tan carismáticos como el SLK, e incluso retrocediendo un poco más en el tiempo podemos recordar autenticas joyas de colección como los 190 SL o los R129 que tantos corazones robaron a comienzos de los años 90. Ya que la marca siempre ha estado a un nivel de diseño y acabados por encima del resto, las prestaciones de sus convertibles tampoco han sido dispares, por eso en los tiempos que corren de desbocadas mecánicas, el último roadster alemán se ha coronado como el rey.

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

El actual protagonista de todos los roadster es el nuevo AMG GT C y se trata si no me equivoco del más potente hasta la fecha. Este pequeño incorpora la misma mecánica que su homónimo el AMG GT Coupé y recordemos para los más despistados que la versión en concreto con denominación GT C se trataba de un V8 de 4.0 litros con dos turbocompresores y 557 caballos. Por supuesto, ya conocimos de primera mano la presentación de su versión coupé, que en la actualidad representa a la unidad más distintiva de la gama de la estrella. Ahora, su versión roadster no ofrece menos, incluso para los más puristas quizás ofrezca ese punto de elegancia y esencia clásica  extra a través de su capota de lona, elaborada hasta con tres capas de tejidos diferentes. Al parecer en Mercedes-Benz no se han centrado tan efusivamente en arañar unas pocas cifras en el peso del pequeño roadster como es en el caso del último Porsche Boxter Spyder, el cual ahora presenta capota de lona con accionamiento manual. Por el contrario el AMG GT C es capaz de dejarnos a cielo descubierto en tan solo 11 segundos, con la particularidad de poder hacerlo en marcha si no superamos los 50 Km/h. Lo que sí han hecho los ingenieros germanos es colaborar en la reducción de peso en medida de lo posible sin necesidad de privar de la automatización de su techo, aplicando materiales en su construcción como el aluminio o el magnesio.

Si nos ponemos a hacer memoria y descartamos al Veyron como roadster (que personalmente para mí no lo es en absoluto) probablemente el AMG GT C sea el roadster de producción más rápido del mundo.

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

En cuanto a sus cotas generales, permanecen inamovibles con respecto a su versión inicial. Recordemos que ofrecía 4,55 metros de largo y 1,94 de anchura por 1,29 de altura. ¡El pequeño roadster es realmente bajo! Además, el modelo también mantiene todas las mejoras tecnológicas y de construcción ligera inteligente de su original, para así afianzar la experiencia de conducción que la marca siempre ofrece al público. Sus paragolpes delanteros cuentan con elementos activos para disponer de una triple colaboración entre la aerodinámica y la refrigeración del motor y su equipo de frenos. Y tampoco debemos olvidar su spoiler trasero eléctrico, el cual entra en acción en función de la velocidad. El V8 de 557 caballos que esconde en su vano es capaz de ofrecer un par de 680 Nm entre algo menos de las 2.000 y las 5.700 vueltas. Toda esa potencia se gestiona a la perfección gracias a un minucioso trabajo realizado por AMG, incorporando así un cambio de doble embrague con siete velocidades en posición transaxle, próximo al eje trasero. Y por si algunos os habéis quedado con la duda.. ¿Que quiere decir eso de transaxle? Pues brevemente explicado, quiere decir que el propulsor va alojado en la parte delantera del vehículo, mientras su transmisión se posiciona en la trasera, de manera que el reparto de pesos es más equitativo. Este cambio, el cual han denominado AMG SPEED SHIFT DTC, se ha testado en circuitos de competición, obviamente con vistas a ese tipo de experiencia de conducción.

La versión convertible del modelo ofrece únicamente dos motorizaciones. Una base con 476 caballos denominada GT y la de nuestro protagonista con 557 caballos que luce las siglas GT C.

amg-gt-engine

Como ya detallaba al principio de nuestra cita, el V8 se aferra estrechamente a la sobrealimentación a base de la incorporación de dos enormes turbos gemelos que en esta ocasión no van instalados en los extremos exteriores de cada bancada, si no que se alojan juntos en pleno centro de la V. En esta versión cabrio en concreto dispondremos de dos variantes donde elegir, ambas con el propulsor V8 pero una de ellas con 476 cv, denominada GT y la que nos ocupa lugar de 557 cv con las siglas GT C. Además, el conjunto incorpora de serie un autoblocante mecánico que dispone de control electrónico y sus amortiguadores AMG Ride Control con dureza variable, representan la guinda del pastel en su fascinante rendimiento. Con un 0 a 100 Km/h en tan solo 3,7 segundos y una punta de 315 Km/h, este pequeño, tras sentarte frente a su volante, tiene que despertar unas mariposas en el estómago del tamaño de una gaviota. Como todo convertible, el chasis ha sido adecuadamente reforzado para paliar las posibles carencias de estabilidad y rigidez torsional, lo que ha dado lugar a un liviano incremento de peso final. Quizás los 90 kilos extras pueden parecer un mundo (y seguramente lo son para un ingeniero) pero creo que en un V8 de 557 cv, únicamente representa un grano de arena más en la montaña.

Mercedes- AMG GT C Roadster (R 190), 2016

Cada detalle del modelo se ha tratado con fijación y con la misión de satisfacer a su conductor. Su sistema de escape activo, sus asientos con Airscarf, su equipo de sonido con dispositivo ECS, su autoblocante..

Se que esto parece una lista interminable de tecnicismos, pero no podía olvidarme de mencionar su sistema de escape AMG Performance, cuyo sonido.. ¿Que os voy a decir? Ajustable con dos niveles de sonorización del motor mediante un sistema activo, este apartado al parecer ha recibido un trato especial. Pero que digo.. ¡Todo el conjunto ha recibido un trato único! Si no, observar que interior. Su consola central singular y funcional a partes iguales, adopta una curiosa forma de V8, quizás como guiño a su propulsor, o quizás soy yo, que estoy adoptando una postura demasiado novelera.. El caso es que tanto su discreto pero vanguardista salpicadero, como su tapicería de cuero nappa, representan puramente la homogeneidad de elegancia y sencillez.  A estas alturas ya no falta la pantalla táctil, también manejable a través de su cómodo touchpad ubicado donde debería estar lo que por entonces se denominaba como palanca de cambios.. Constituido por detalles de buen gusto en su totalidad, como su sistema de sonido Burmester surround high end o los asientos también por AMG Performance que ahora posibilitan la incorporación de Airscarf, debe de ser casi imposible bajarse de este coche..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s